sábado, 30 de junio de 2012

Dinámica de grupos y Política en las Redes Sociales


Nos demos o no nos demos cuenta, la mayor parte de nuestras vidas nos la pasamos formando parte de grupos con los que tenemos mayor o menor afinidad. Estos grupos pueden tener una estructura definida (partido político) o simplemente un interés común  sin organigrama (fans de una serie de tv).

En cualquier caso, si queremos formar parte activa de cualquier grupo e influir en el, hay que interactuar con los demás miembros.

Los grupos están hechos para socializar, y aunque sean de muy distinta índole, hay una serie de procesos psicosociales que son comunes a todos ellos y que  los que los políticos han de usar. Es decir, para hacer una política efectiva en la red no podemos movernos siempre en el mismo círculo. Cuando nuestros seguidores en las redes sociales pertenecen todos a nuestro mismo “gremio”, podemos mantenerlos informados, pero lo que no podemos es “convencerles  de nada” puesto que sus ideas van en la misma dirección que las nuestras. Por lo tanto, busquemos seguidores que se muevan en círculos de turismo, tecnología, ecología, etc… y consigamos nuestros objetivos.

Principios básicos de la Dinámica de Grupos aplicada a las RRSS:

1.-Los grupos pueden aparecer de la nada: Tomaremos en cuenta esto para crear grupos a nuestro antojo y crear una confianza diaria, semanal, dependiendo del tiempo que tengamos con este grupo. Un truco que suele funcionar en Twitter son las “espirales de perfiles”, donde nombras a varias personas en el mismo tweet y los demás responden a todos. Ejem: @rosa34 @candido_rr @pluralidadEsp @turimo_and @cochesymas @ismaelquesada buenos días a todos!

2.-Nivel de conformidad en los grupos: Al entrar en un grupo de las RRSS, se acepta la lógica interna no escrita, con unas normas implícitas, y la percepción del grupo se adapta a la mayoría. Por lo tanto, aunque inicialmente algunos de los miembros que entren en el grupo o comiencen a interactuar con el no sean afines 100% con la dirección ideológica, a medida que les vamos dando “palmaditas en la espalda” por su trabajo, esta afinidad y la aceptación de las normas no escritas crecerá por su parte. Recordemos que uno de los puntos más importantes de la “ingeniería social” es que “a todos nos gusta que se nos alabe”.

3.-Sé afín para no ser condenado al ostracismo: Las normas grupales se hacen más visibles y evidentes cuando alguien las rompe. En las redes sociales, al no haber un contacto físico diario, es muy fácil que te olviden a ti y tus ideas. Normalmente no hay un compromiso sentimental, por lo que es difícil que alguien se sienta obligado a ayudarte.

4.-Con el tiempo, cada miembro asume su rol: A diferencia con cualquier organización o grupo estructurado de la vida real, en las redes sociales  para hacer un buen trabajo político hay que posicionarse en los puestos de influencia y desde allí mandar mensajes al resto.
Evidentemente a los políticos que más están a la orden del día y en el candelero informativo, este paso no les es necesario, y si les hiciera falta… mal asunto ese.

5.-Los grupos pueden y deben mejorar nuestro rendimiento:  La sola presencia de los demás miembros del grupo nos hace trabajar más. Nos sentimos observados y realmente lo estamos, por lo que se trabaja para no defraudar al grupo o círculo en el que nos estamos moviendo.

6.-Actitudes competitivas: La actividad dentro de un círculo suele ser de cooperación, pero esta ayuda no existe entre círculos distintos, por lo que para hacer efectivo nuestro trabajo de política en la red, como decía antes, debemos movernos en varios grupos, sirviendo de nexo entre estos, sus integrantes , capacidades y dirección ideológica.
El resumen de estos seis puntos es que la vida “on-line” y “off-line” no están tan separadas como algunos se puedan pensar (pensamiento erróneo).

Lo repito una vez más, las redes sociales en España es una calle con 16.000.000 de personas que no hace mucho la habitan y hemos de enseñarles y explicarles cual es el bar que pone las mejores tapas y donde está el parque para que vayan sus hijos a jugar.

No perdamos esa oportunidad.

Ismael Sirio López Martín


No hay comentarios:

Publicar un comentario