sábado, 28 de septiembre de 2013

Comunicación política adaptada a la red y no al revés.

En miles de ocasiones se ha hablado del cambio de mentalidad política que está sufriendo la sociedad actual y de la necesidad y obligación que los políticos tienen de adaptarse a estas.
Pero, añadamos más cosas.
El lenguaje ha cambiado, la forma de comunicación escrita ha cambiado, y lo ha hecho tanto que podemos observar que los medios que mejor han sabido adaptarse son los que más triunfan en las redes sociales. Me explico.
Las redes sociales son uno de los motivos principales que han originado este cambio de comunicación escrita , que ya afecta a la oral y no así a la gestual. Luego entonces, si el “origen del cambio” viene de la red, lo más lógico y eficaz a la hora de comunicar es pensar, organizar, estructurar y  finalmente  escribir la política adaptada a este medio, de tal forma que los mensajes puedan ser además usados fácilmente por todos .
Antes decía que hay medios que han sabido integrar ya esta adaptación a su forma de comunicar.
Pongamos de ejemplo a la prensa escrita.
Mañana tras mañana vemos como se copian los titulares de los periódicos y se lanzan a la red por cientos de miles de ciudadanos. Los titulares es evidente que son perfectos para tuitear  por razones obvias, pero…¿qué pasa con el resto de la noticia? Que se adaptan, se adaptan hasta tal punto de que en cada párrafo nos encontramos los tuits esperando a que hagamos un “Copy-Paste” como una casa de grande. El que escribe la noticia lo sabe, sabe cómo se maneja la red y que la comodidad es ya no un concepto sino un hecho más que contrastado.
Las televisiones se adaptan colocando hashtags en las esquinas superiores mientras emiten sus programas y colocan continuamente si nos damos cuenta en la parte inferior de la pantalla a la vez una serie de “titulares” que no son tales, son tuits o “modelos base” para estos y así darle la facilidad al “teknauta” (no me gusta nada esa palabra) para que tuitee sobre la emisión que está viendo.
La política 2.0, 3.0, 4.0 o como queráis llamarla (aquí cada uno le pone un número cuando le parece conveniente) en definitiva comunicación política en la red, ha de adaptarse de la misma manera que los medios anteriores si de verdad quiere “llegar tan lejos como se pueda” y con tan lejos como se pueda quiero decir que sus ideas (sean las que sean) naden en las redes sociales.
Para ello, han de cambiar algunas cosas como la forma de escribir las notas de prensa que se mandan a las agencias de noticias. Tal y como se manda la nota será publicada. Aquí no ocurre el caso que comentábamos antes de que los artículos que están llenos de tuits esperándonos, esto solo ocurre cuando es el propio periodista el que escribe el artículo pensando en que le tuiteen la mayor parte de texto posible, y si es mencionando el autor o el medio, mejor que mejor.
Por lo tanto, las notas de prensa de los partidos han de seguir esa misma línea para dar facilidad a que esa noticia se mueva, mejor y más rápidamente a través de la red.
Otro punto fundamental es el de las ruedas de prensa, apariciones en televisión y mítines durante la campaña electoral donde hemos de hacer exactamente lo mismo.
Esta transformación en la forma de emitir el mensaje ni cambia, ni entorpece, ni transforma la idea política en la que se asientan las bases ideológicas de un partido. Es simplemente allanar el camino para que esa reforma, ese cambio de norma, ese mitin de campaña, etc… se encuentre con el menor número de obstáculos por el camino hasta llegar al mayor número de personas posible y que estas lo asimilen a su vez de la forma más natural y directa.
Cuando el político habla hay una legión de tuiteros que al instante relanzan los mensajes a las redes sociales buscando la frase más impactante y si se puede decir así “remodelando” el texto para adaptarlo a las normas de la red en cuestión, twitter por ejemplo. Y mientras el que está relanzando el mensaje y remodelándolo escribe, el político vuelve a soltar otra buena frase que hay que volver a adaptar, por lo que se pierde información que poder lanzar a la red por falta de tiempo al asimilar tanto texto que hay que reescribir.
Entonces, ¿por qué no adaptar el texto que dice el político para que los que lo lanzan a la red tanto inmediatamente como durante el resto de los días siguientes tengan más fácil su trabajo y a la vez “no se desvirtúe en nada” el mensaje original? (a veces al adaptar algunos mensajes  para lanzarlos a twitter, vemos como la guillotina y los cambios de sentido abundan).
Al principio puede costar adaptarse a este sistema de trabajo, pero …es que es prácticamente obligatorio si los partidos de verdad quieren acoplarse 100% a la forma de vida en la que estamos sumergidos.